El Gran Reemplazamiento (y IV): Ámbito económico

El fin último de esta destrucción de la educación y de la familia es acabar con la existencia de la clase media en todo el continente europeo.1 En efecto, una de las consecuencias más graves de la crisis económica de 2008, que con tanta fuerza afectó (y afecta todavía hoy) a Europa, es la paulatina desaparición de la clase media creada a mediados del siglo XIX y la consiguiente división de la sociedad entre personas cada vez más pobres y personas cada vez más ricas. Este proceso tiene como paso definitivo la penetración cada vez más profunda y numerosa de nueva población en Europa, es decir, de la inmigración africana y árabe bajo la excusa de que se necesitan nuevas “fuerzas de trabajo” o de que serán ellas las que paguen las futuras pensiones a los trabajadores del presente. No en vano, son los países víctimas de la crisis económica mundial los principales receptores de este tipo de personas.2

De esta manera, no hay que ser muy agudo para darse cuenta de a qué sector de la población no van dirigidas estas medidas anteriormente descritas. ¿Tienen acaso problemas de identidad sexual los africanos o los árabes? Compárense, además, los cochecitos para bebés de familias europeas autóctonas con los de los inmigrantes y se podrá constatar con claridad quiénes son los que están siendo apoyados económicamente desde las instituciones en lo que se refiere tanto a servicios básicos como vivienda, alimentación y sanidad, como también educativos y de fomento de la natalidad.

Mas a pesar de lo evidente de la situación, el proclamarla o incluso enunciarla es una cuestión arriesgada, cuando no peligrosa, puesto que puede llevar a ser anatemizado de “políticamente incorrecto”, de “conspiranoico”, de “racista, de “fascista” o incluso de “nazi”.3 En este sentido, la pregunta que el hombre occidental se plantea ante la realidad que observa en este siglo XXI ya no es “¿esto es cierto?”, sino “¿esto se puede decir?”.

“Por eso, los periodistas invitan constantemente a los ciudadanos a no creer lo que ven con sus propios ojos, ni a su propia experiencia, ni a sus sentimientos naturales, ni a su indignación o a su propio sufrimiento, sino a confiar siempre en la mediación de los expertos, de los intelectuales orgánicos, de los sociólogos de corte (de corte dogmático-antirracista) que les explican lo que realmente les sucede, que todo lo que creen observar es una ilusión,4 que todo está dentro de su cabeza, que su sentimiento de inseguridad es precisamente eso, un sentimiento y nada más y que en la escuela, contrariamente a lo que se podría creer por medio de una observación superficial, el nivel aumenta5 […], “que en todas partes la seguridad mejora, que la inmigración disminuye, que no hay razas, sino que todas son iguales, que además todo el mundo es igual, lo cual es evidentemente la conditio sine qua non del cambio generalizado”.6

A esta manipulación mediática ayuda el feroz combate contra cualquier fuerza de resistencia nacional7 que se pueda hallar todavía en los países europeos8 -y que no sólo es llevado a cabo desde el ámbito político-,9 así como el establecimiento de lo políticamente correcto dirigido en exclusiva a denigrar todo lo que tenga que ver con lo que se denomina el “privilegio blanco”10 y, sobre todo, a anatemizar a los que se atreven a criticar al islam,11 religión a la que hay que defender y fomentar,12 puesto que constituye el sistema religioso ideal para la Europa que se está forjando.13

En efecto, con la creación de este “nuevo europeo” que sustituirá a los autóctonos blancos y a quien el marxismo cultural tanto se esfuerza en promocionar14 se consumará la destrucción definitiva de la cultura y de la civilización occidental mediante la implantación de su forma de vida basada en el Profeta Mahoma y en la Arabia del siglo VII.

Pues, ¿acaso hay un tipo de hombre más útil para la oligarquía transnacional que el seguidor de Alá? Un hombre sometido al islam (no en vano islam significa “sumisión”) es un hombre que no exige progreso alguno, que no es en absoluto peligroso ni fomenta ningún tipo de revolución ni de rebeldía, es decir, es un hombre pasivo, amansado, predecible y manipulable,15 mientras se le permita vivir mental e incluso físicamente en el siglo VII. Con ello se consigue hacer realidad el sueño de un David Rockefeller16 de frenar el progreso tecnológico y de fomentar la desindustrialización de la sociedad, al menos para un gran porcentaje de la humanidad.17

A este proceso ayudará sin duda alguna la Cuarta Revolución Industrial, anunciada en Davos a principios de 2016 y que empezará a implantarse paulatinamente a partir del año 2020.18 En efecto, con esta nueva revolución sectores como el de servicios o el financiero se verán casi por completo digitalizados y/o robotizados, creando un gran número de desempleados y nuevos pobres. Las oligarquías, que ya no necesitarán mano de obra barata, sino que buscarán mantener y conservar para sí los recursos naturales cada vez más escasos en el planeta Tierra, sólo precisarán de una pequeña masa que sea capaz de reparar, mantener y perfeccionar el estado de los sistemas robotizados e informatizados que se impondrán a partir de la mencionada fecha.19

Para entonces, este reemplazo de la sociedad europea tiene que haberse consumado.20 Y es en este punto en el que se cuenta con la inestimable colaboración de los “refugiados” que están arribando “espontáneamente” al continente europeo.21 A vista de lo que está sucediendo actualmente y con estas expectativas en mente, no parece exagerado afirmar que el futuro europeo que nos espera se asemeja más al que se puede observar en la película Elysium que a cualquier otra utopía futurista soñada en el pasado. Más aún, la realidad social descrita en Elysium se puede considerar ya como un estado paradisíaco en comparación con lo que las izquierdas y sus dueños, las oligarquías internacionales, han ido tan concienzudamente planeando y preparando para el futuro. Un futuro, donde lo único occidental y cristiano que se podrá encontrar serán los restos artísticos que resistan a las avalanchas de las hordas africanas y asiáticas y donde la población autóctona europea será únicamente mayoritaria en los cementerios.22


1 Véase el ilustrativo reportaje publicado recientemente con el título Y así llegó el fin de la clase media: http://www.elmundo.es/papel/historias/2016/03/20/56eac822268e3e0e628b4667.html, así como el informe dirigido por Francisco J. Goerlich Gisbert, Distribución de la renta, crisis económica y políticas redistributivas para el BBVA y el IVIE, (http://www.abc.es/gestordocumental/uploads/economia/DE_2016_IVIE_Distribucion_de_la_renta.pdf) en el que se afirma que la crisis iniciada en el 2007 ha provocado que tres millones de personas salgan de las filas de la clase media española.

2 No es por casualidad que en un país como España, donde la crisis económica ha tenido (y tiene todavía) un gravísimo impacto social, sus dos principales ciudades, Madrid y Barcelona, estén gobernadas por fuerzas izquierdistas, cuya principal tarea consiste en potenciar la ideología de género, defender el islam y combatir la islamofobia, así como fomentar la inmigración de personas de origen africano o árabe. La última acción en este sentido, se tiene en la legalización de los manteros en Barcelona: http://www.economiadigital.es/es/notices/2016/05/colaudara-carnes-a-los-manteros-para-legalizarlos-83612.php

3 Una cariturización y burla de todo aquel que se manifieste en contra todo este proceso lo lleva a cabo la revista izquierdista El Jueves, la cual, en una reciente portada, califica a los enemigos de estas oligarquías de nazis, deseándoles incluso la muerte. Cfr. http://ccaa.elpais.com/ccaa/2016/05/11/catalunya/1462983290_511258.html

4 Un ejemplo paradigmático es la obra del sociólogo y filósofo francés Raphaël Liogier, autor de Le mythe de l’islamisation. Essai sur une obsession collective (éd. Seuil, 2012). Dignas de mención son, asimismo, sus apariciones en los medios, como por ejemplo, en Le Monde diplomatique (véase https://www.monde-diplomatique.fr/2014/05/LIOGIER/50422) o en Libération, donde hace poco afirmaba que “faire de l’islam l’ennemi absolu, c’est organiser le marketing de Daech” (http://www.liberation.fr/debats/2016/03/28/raphael-liogier-faire-de-l-islam-l-ennemi-absolu-c-est-organiser-le-marketing-de-daech_1442457).

5 Renaud Camus, discurso d’Orange (Sur de Francia), pronunciado el 10 de marzo de 2014 (traducción nuestra). El texto se puede leer en http://www.agora-identitaire.com/2014/03/10/le-grand-remplacement/.

6 Palabras extraídas de la entrevista a Renaud Camus con motivo de la aparición de su libro Le Grand Remplacement. En internet: http://www.actionfrancaise.net/craf/?Entretien-Renaud-Camus-a-L-AF-J-ai

7 Este fenómeno, que se puede observar en toda Europa (en Finlandia, en Suecia, en Dinamarca, en Holanda, en Francia, en Alemania, en Austria, en Polonia, en Hungría, etc.), encuentra, sin embargo, su punto álgido en Grecia. En efecto, después de que ganara fuerza y respaldo social y, por tanto, parlamentario, el movimiento Amanecer Dorado, quien se erigió en defensor de la población autóctona griega, denunciando el aumento de la inmigración y de la criminalidad y creando grupos de ayuda a las víctimas griegas de la crisis económica, éste fue radicalmente perseguido por la justicia, encarcelándose a varios de sus miembros y denigrándolo por completo. Poco tiempo después de su desaparición, el gobierno izquierdista de Tsipras aprobaba las condiciones económicas que le impuso la Troika. Desde entonces, el país está destruido económica y socialmente y se encuentra literalmente invadido por hordas de “refugiados” e inmigrantes procedentes de África y de países árabes. De esta manera, Grecia se ha convertido en el modelo de país que las oligarquías desean para el futuro de Europa, estando naciones como Italia, España o Francia muy cerca de padecer el mismo destino.

8 Dos países que actualmente están presentando resistencia a los esfuerzos de las izquierdas y de las oligarquías transnacionales lo constituyen Polonia y Hungría. Así, mientras que Polonia se está resistiendo a las cuotas de inmigrantes que la Unión Europea le quiere imponer y está publicando lo que realmente sucede en territorio europeo con los mal denominados “refugiados” (véase la revista conservadora wSieci [http://www.wsieci.pl/] y la fuerte polémica causada por la publicación de una portada en la que se veía a una mujer rubia envuelta en la bandera de la Unión Europea resquebrajada por manos oscuras), Hungría lo hace a través de su primer ministro, Víctor Orbán. En efecto, Orbán se ha convertido en la bestia negra europea al oponerse frontal y directamente a los planes de Merkel de una islamización de Europa (https://www.youtube.com/watch?v=EbINrdyAXlE) y al denunciar abiertamente que todo este fenómeno responde a un plan de las oligarquías, mencionando nominalmente a George Soros (http://www.lavanguardia.com/internacional/20151030/54437568337/orban-soros-flujo-migratorio-europa.html), quien admitió públicamente que él estaba, en efecto, detrás de todo este movimiento espontáneo de los “refugiados” (http://gaceta.es/noticias/soros-admite-detras-crisis-los-refugiados-03112015-0002). La resistencia intelectual dentro del país húngaro la representa el periodista Bayer Szolt, cuyas contribuciones pueden leerse en Magyar Hirlap (http://magyarhirlap.hu/)

9 En efecto, en una época de ídolos musicales, éstos constituyen las marionetas perfectas del poder financiero para inculcar sus valores en la juventud occidental. Así se entiende que, por ejemplo, un Bruce Springsteen cancele un concierto en Carolina del Norte por su legislación contra la “libertad” de elección de los baños públicos a los transexuales (http://www.elmundo.es/loc/2016/04/09/5708d8f346163fc32f8b45fb.html), mientras que el cantante de U2, Bono, no sólo proponga en el Senado de los EE.UU. que se envíen cómicos (sic!) a combatir al ISIS, sino también afirme que Polonia y Hungría constituyen “una amenaza existencial” por su resistencia a la invasión árabe de Europa (http://gaceta.es/noticias/bono-u2-hungria-polonia-representan-amenaza-existencial-europa-14042016-2027).

10 Término que proviene de la Escuela de Frankfurt y con el que se pretende, por un lado, agrupar y, por el otro, denigrar todo lo que tenga que ver con “raza blanca”, virilidad, heterosexualidad, occidental, cristiano y tradicional. Es decir, precisamente todos aquellos valores que definen al hombre europeo y contra los cuales luchan tanto la izquierda como las oligarquías transnacionales.

11 Para ello se ha creado el concepto inquisitorial de islamofobia. Véase, a título de ejemplo, el informe del Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas del 21 de agosto de 2007 Racism, Racial Discrimination, Xenophobia and related Forms of Intolerance: Follow-up to and Implementation of the Durban Declaration and Programme of Action, donde se condenaba cualquier ataque religioso “and in particular on the serious implications of Islamophobia on the enjoyment of all rights”. El documento se puede consultar en la página web de las Naciones Unidas: https://documents-dds-ny.un.org/doc/UNDOC/GEN/G07/137/32/PDF/G0713732.pdf?OpenElement. Cuando esta forma legal de persecución no funciona como elemento de intimidación y de auto-censura, se recurre entonces a la violencia física y al asesinato. Una buena exposición de los principales amenazados y perseguidos tanto por el islam como por sus apologetas occidentales la realiza Bernhard Tomaschitz, «Hexenjagd auf Islamkritiker», en Andreas Mölz (Hg.), Eurabia. Der Albtraum von der Islamisierung Europas, Zur Zeit-Edition, Viena, 2011, págs. 279-295 y Morten Messerschmidt, quien, en su contribución «Die notwendigen Karikaturen» (en Andreas Mölz (Hg.), Eurabia, op. cit., págs. 297-307), retrata la miseria moral de Europa frente al islam en la cuestión de las caricaturas de Mahoma publicadas por el Jyllands-Posten.

12 Un recorrido por Europa de las consecuencias de esta política, se puede ver en Bernhard Tomaschitz, «Europa kapituliert. Die Appeasementpolitik des Abendlandes gegenüber dem Islam», en Andreas Mölz (Hg.), Eurabia, op. cit., págs. 179-196, así como en Helge Morgengrauen, «Analphabetismus und Islamisierung», en Andreas Mölz (Hg.), Eurabia, op. cit., págs. 215-229.

13 Y como tal se contempla ya en países tan multiculturales como Holanda, donde hay más mezquitas que molinos de viento o Alemania, donde se acaba de publicar un estudio en el que se describe no sólo cómo el islam es la religión que profesan un 71% de los “refugiados”, sino también cómo ésta se va consolidando ya socialmente como la religión mayoritaria del país, como muestra la continua construcción de mezquitas (con minaretes) y las transformaciones de iglesias cristianas en mezquitas. Véase http://www.welt.de/politik/deutschland/article154769649/Islam-etabliert-sich-als-grosse-Religion-in-Deutschland.html. Asimismo, en España, a pesar de la resistencia de algunos pensadores cristianos, como Manuel Carreira, quien califica al islam como “la peor peste que le ha ocurrido a la humanidad” (http://www.elespanol.com/espana/20160123/96740347_0.html), está teniendo lugar una introducción de la fe de Mahoma en la sociedad a través de la educación en las escuelas de primaria y secundaria (véase B.O.E. del 18 de marzo de 2016: https://www.boe.es/boe/dias/2016/03/18/ y comentario en http://es.gatestoneinstitute.org/7761/clases-religion-islamica-escuela y http://www.eldiario.es/sociedad/musulmanes-estudiaran-prevenir-fundamentalismo-violencia_0_499750714.html)

14 Recuérdense simplemente las declaraciones de la política Stefanie von Berg, del partido de Los Verdes en el Parlamento de Hamburgo del 11 de noviembre de 2015, en las que celebraba que la sociedad alemana se convirtiera en una “sociedad multicultural” y se alegraba de que los alemanes llegaran a ser en pocos años una minoría étnica en su propio país. Su intervención se puede ver en https://www.youtube.com/watch?v=vb9XYpjDdOo&feature=youtu.be.

15 Y aquí radica el gran engaño que la izquierda perpetra entre sus seguidores de base, quienes, tras la caída del Muro de Berlín, ven en los musulmanes el nuevo proletariado que destruirá el malvado sistema capitalista occidental y traerá la revolución liberadora.

16 Véase, por ejemplo, su discurso en la O.N.U.: https://www.youtube.com/watch?v=C0xQUxxyYi8

17 En 1955, el antiguo director de la Organización Mundial de la Salud, G. Brock Chisholm, afirmó que “lo que la gente tiene que hacer en todos sitios es practicar controles de natalidad y matrimonios mixtos para crear una raza única en un mundo que sea controlado por un único gobierno. El color ideal del ser humano es el color café”. Véase USA MAGAZINE, 12 de agosto de 1955.

18 [Este texto fue escrito originalmente antes del 2020. A fecha de hoy, 2021, esta cuarta revolución industrial no se ha implantado tal y como deseaban las oligarquías transnacionales. Aunque la agenda se ha pospuesto hasta el 2030, la introducción a principios del 2020 de la plandemia induce a pensar, no obstante, que este futuro nada halagüeño para ¾ partes de la humanidad está más cerca de lo que se podría suponer.]

19 En este punto, es importante señalar cómo los teóricos de la Cuarta Revolución Industrial mencionan como continente clave a América del Norte y no a Europa, pues ésta dejará simplemente de existir como potencia tecnológica.

20 A ello tienen que contribuir todos los políticos europeos de la manera más eficiente posible, presentando en sus declaraciones públicas estas invasiones como “progreso económico”, “caridad”, “humanismo”, “fraternidad”, “justicia social”, etc. Como ejemplos paradigmáticos, se pueden citar Francia (véanse las declaraciones de Nicolás Sarkozy https://www.youtube.com/watch?v=nzDXpJOEzpM) o Alemania, donde se vende el discurso de que se necesitan cada vez más inmigrantes o, como ellos los denominan, “refugiados”, para mantener el mercado laboral y, sobre todo, las pensiones. Sin embargo, la realidad es que, como estudios internacionales han probado y las propias estadísticas que maneja el Gobierno alemán confirman, la inmensa mayoría de los “refugiados” no tienen ni siquiera una formación básica y no están en absoluto dispuestos a “integrarse” en la sociedad, sino que aspiran a vivir de ella y a transformarla según sus propios valores. [A fecha de hoy, 2021, este proyecto está más que avanzado. Los problemas que, por ejemplo, España está teniendo con su frontera sur están lejos de ser casuales].

21 De manera no fantasmagórica ni profética, sino descriptiva, Camus comentaba en su discurso sobre la Nocence anteriomente mencionado que, “haciendo [los inmigrantes] la vida imposible a los indígenas [i.e. a los autóctonos del país], los recién llegados les fuerzan a huir, a dejar la tierra; esto es lo que los anglosajones denominan ‘White Flight’, la huida de los blancos. O bien, peor aún, a someterse allí, a asimilarse a ellos, a convertirse a sus costumbres, a su religión, a su forma de habitar la tierra y sus suburbios, que son el futuro de la tierra”. Véase http://ripostelaique.com/Renaud-Camus-La-Nocence-instrument.html.

22 Un buen artículo en español donde se refleja gran parte de lo que aquí se expone lo constituye el redactado por Carlos Esteban: http://gaceta.es/noticias/elites-europeas-han-decidido-elegir-pueblo-25092015-2006


2 respuestas a “El Gran Reemplazamiento (y IV): Ámbito económico

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s