El Gran Reemplazamiento (III): Ámbito sociológico

La desconstrucción de una sociedad desde dentro, es decir, desde el ámbito educativo tiene su reflejo exterior en la destrucción del sentido de comunidad y de identidad en nombre del internacionalismo o, como se dice en el vocabulario actual, de la globalización.

Para alcanzar este fin, el primer paso necesario es acabar con la familia, base de la sociedad, como ya afirmó hace más de 2.000 años el filósofo griego Aristóteles. En este contexto, hay que citar en primer lugar los tremendos esfuerzos por eliminar y desprestigiar el concepto “tradicional” de unión conyugal entre un hombre y una mujer y fomentar la homosexualidad, el lesbianismo y la transexualidad o el cambio “voluntario” de sexo,1 es decir, lo que se conoce generalmente con el término de ideología de género.2 Ésta ya no se contenta con supuestas reivindicaciones de reconocimiento social en lo que se refiere a la igualdad de derechos, sino que pretende entrometerse e influenciar en todos los ámbitos sociales posibles, haciéndose pasar por la única opción sexual válida. De ahí los conflictos que esta ideología de género provoca entre padres e hijos mediante la formación “sexual” en las aulas según sus propias directrices, inculcando a los niños derechos imaginarios como el de poder “elegir” e imponer su “sexualidad” a su antojo tanto a sus progenitores como a la sociedad.3

Otro de los medios de los que se vale la ideología de género para alcanzar sus fines y reeducar a la población más joven es la lucha contra todo texto que anatemice la homosexualidad o promueva el concepto “tradicional” de familia, abogando por su “adaptación” (es decir, censura) y el fomento de literatura propia para propagar historias de familias homoparentales.4

La intención de todas estas medidas es clara: no sólo acabar con el concepto “clásico” de familia, sino también con la reproducción, pues, hasta el momento, no se conoce ningún caso en el que dos hombres o dos mujeres puedan tener un hijo por sí mismos de forma natural. De ahí que el paso siguiente sea el descarado fomento del aborto considerado como “derecho” de toda mujer “libre” y que, como se puede observar en el caso español, es abanderado por todas las opciones políticas, independientemente de su supuesta orientación ideológica.5

Íntimamente ligada a la ideología de género y al aborto se halla la idea de la igualdad de sexos, según la cual la mujer que se considere todavía heterosexual se tiene “liberar” del ámbito doméstico y tener las mismas funciones que el hombre.6 De acuerdo con esta visión “feminista”, la mujer tiene que ir a trabajar y no quedarse en el hogar cuidando de la casa y de los niños, si realmente quiere “realizarse” como persona libre y ser independiente de su marido.7 Si a ello se agrega el hecho de que los salarios actualmente no permiten que sea sólo uno de los miembros de la familia el que trabaje, se tiene la combinación perfecta para conseguir el mismo resultado: que sea cada vez más difícil la reproducción o que, cuando se tengan hijos, su cuidado y mantenimiento se convierta en todo un reto.


1 Así se comprende que en la política española se puedan aprobar leyes de “identidad y expresión de género e igualdad social y no discriminación” como en la Asamblea de Madrid a mediados de marzo del 2016 y que haya sujetos como Beatriz Gimeno, de Podemos, que pueda afirmar que la aprobación de esta ley es una “revolucionaria idea”, puesto que permite “que las niñas puedan tener pene y los niños vagina” […] “Esto pone patas arriba la idea tradicional de que el sexo determina el género” […] “Compañeras y compañeros de lucha, hemos ganado”. Para más detalles sobre esta ley, véase http://gaceta.es/noticias/ley-identidad-genero-discriminacion-madrid-detalle-16032016-1937. Para más declaraciones de esta mujer, que puede ser considerada como ejemplo paradigmático de la ideología de género en España, véase: http://gaceta.es/noticias/heterosexualidad-herramienta-politica-15062015-1352. Para el alcance real de esta nueva legislación, véase: https://www.youtube.com/watch?v=MurzBYZFFsY (enlace eliminado).

2 Una de las últimas herramientas en este proceso de destrucción de la familia tradicional la constituye la creación del denominado poliamor, que es descrito por sus defensores como “una relación de más de dos personas al mismo tiempo. De amor y compromiso, y no necesariamente sexual. Donde todas las personas involucradas saben y están de acuerdo en estar en esa relación”. http://smoda.elpais.com/placeres/poliamor-tendecia-tabu/

3 Véase por ejemplo lo que sucede en la región de Cataluña: http://www.20minutos.es/noticia/2742709/0/protocolo-escuelas-menores-transexuales/carnet-jove/cataluna/

4 Un ejemplo de cómo el afán de destrucción de la familia tradicional es común tanto a la izquierda como a la derecha, en este caso, liberal, lo testimonia el reportaje publicado por el diario El Español el día 20 de marzo de 2016 en la sección “Literatura y diversidad” con el título “Teo se echa novio”: http://www.elespanol.com/cultura/libros/20160318/110489253_0.html

5 La ley que aprobó el Gobierno del partido socialista de José Luis Rodríguez Zapatero el 3 de marzo de 2010 y que entró en vigor el 5 de julio del mismo año legalizando desde entonces cualquier tipo de aborto en España (extendiendo, de esta manera, la ley orgánica aprobada en 1985) no ha sido abolida ni reformada por el Gobierno popular de Mariano Rajoy. La ley se puede leer en el Boletín Oficial del Estado: https://www.boe.es/boe/dias/2010/03/04/pdfs/BOE-A-2010-3514.pdf. Para los datos del número de abortos anuales, puede consultarse, si bien con la debida precaución, la web del Ministerio de Salud: http://www.msssi.gob.es/profesionales/saludPublica/prevPromocion/embarazo/tablas_figuras.htm#Tabla%202

6 Esta mentalidad ha llegado a tal grado, que incluso son los propios hombres los que fomentan este tipo de postura. Véase, por ejemplo, el artículo publicado en El País “Hablan los ‘nuevos’ hombres”: http://elpais.com/elpais/2016/03/18/planeta_futuro/1458333179_184806.html

7 El paso definitivo en este proceso de desnaturalización se halla en el movimiento Childfree o PANK (Tías profesionales sin hijos), en el que las mujeres argumentan que no desean ser madres no por motivos de “precariedad económica y laboral, problemas de fertilidad -sobre todo después de los 35 años- y dificultades para conciliar vida familiar y profesional”, sino “porque, sencilla y llanamente, no lo desean”. Así se da el caso de que, por ejemplo, en España, un 25% de las mujeres nacidas en los años 70 del siglo pasado no tendrán ningún hijo (http://www.cronicaglobal.com/es/notices/2016/03/las-mujeres-que-eligen-no-tener-hijos-ya-son-la-cuarta-parte-de-las-nacidas-en-los-setenta-35605.php). Véase, asimismo, el ilustrativo vídeo publicitario de la empresa Pavofrío (http://www.elconfidencial.com/multimedia/video/virales/2016-05-13/anuncio-pavofrio-mujeres-campofrio-estres_1199806/), en el que se reivindica este tipo nuevo de mujer con el lema “Alimentando otro concepto de mujer”.


Una respuesta a “El Gran Reemplazamiento (III): Ámbito sociológico

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s